Econducción o el atasco sostenible

El RACC ha emprendido una campaña para la reducción de emisión de gases contaminantes que los coches emiten a la atmósfera y en definitiva a nuestros pulmones.

http://www.econduccion.es es el sitio web con toda la información por una conducción “sostenible”.  La campaña incluye un breve reportaje donde se habla del inicio de la era automovilística, la problemática de la contaminación, culpan a la ganadería de la mitad de los gases CO2 que hay en la atmósfera y nos dan la esperanza de que en el año 2025 los coches contaminarán la mitad, según los expertos. Quizá para entonces si todo sigue así y como menta el reportaje el mundo estará atascado de coches.

Pero tu puedes cambiarlo, puedes consumir hasta un 20% menos de combustible si sabes usar bien los cambios de marcha.

Desde la Revolución Invisible apostamos por las marchas de la bicicleta.  El coche sólo cuando sea imprescindible. Y ahórrale al planeta lo que mencionan en el vídeo como “chupar y escupir”. Y hablando de ahorrar, si pueden ahorrarse ver el vídeo no lo duden.

Anuncios

Evolución humana

…el hombre de mañana dispondrá de  unos miembros rigurosamente acomodados a la estructura del vehículo de su propiedad: antebrazos idóneos para el diámetro del volante, tibias ajustadas a los pedales de embarque, freno y acelerador: armonía completa entre naturaleza e industria: conformidad de las leyes evolutivas del homo sapiens con las normas productivas del centro planificador.

Makbara.
Juan Goytisolo

Hombre estrés

El hombre estrés hace presas a conductores ansiosos que circulan por la ciudad.

El hombre estrés es capaz de montar en cólera si un cilcista roza su retrovisor con el manillar.

El hombre estrés puede incluso recriminar a personas mayores por cruzar en verde-parpadeo y advertirle que los pasos de cebra no son lugares de paseo.

El hombre estrés acelera en los semáforos color ámbar.

Al hombre estrés le encantan los conciertos de claxon.

El hombre estrés habita en cada ciudad.

Si te pones al volante, ten cuidado no se apodere de ti.

Y si te cruzas con uno de ellos, no te pongas a su altura, no merece la pena caer tan bajo.

Conducción agresiva

La conducción de un coche
es y será siempre agresiva.

Agresiva por el humo que ahoga nuestros cielos.
Agresiva por sus ruidos que quiebran los silencios.
Agresiva por la velocidad a la que nos transporta.

El acelerador roba el tiempo para la reflexión.
Ahora estás aquí, luego allí.
¿y dónde queda el camino?

Comparte la calle