Seísmo

Quedan las cáscaras de vida
la solidaridad de las columnas
las pausas del escombro
el pavoroso cielo gris

la tierra exasperada
reclama una caricia
que no la olviden
no la olviden nunca
por eso se estremece
de abandono

tan sólo si la aman
si la amamos
volverá a concedernos
el perdón del silencio
el amor de la calma.

Mario Benedetti

Anuncios

Conducción agresiva

La conducción de un coche
es y será siempre agresiva.

Agresiva por el humo que ahoga nuestros cielos.
Agresiva por sus ruidos que quiebran los silencios.
Agresiva por la velocidad a la que nos transporta.

El acelerador roba el tiempo para la reflexión.
Ahora estás aquí, luego allí.
¿y dónde queda el camino?

Ropa limpia

Video realizado para la campaña ropalimpia de Setem Aragón http://www.setem.org/aragon

Proyección Decamerón 600

cartel_decameron_jacintos21
NO SÓLO VIERNES
La Casa de los Jacintos
C/Arganzuela nº11
Latina o Puerta de Toledo
www.lacasadelosjacintos.net

Oda terrestre

La tierra sabe hablarse con mis pies
les trasmite las tibias y sencillas
últimas y penúltimas verdades

la tierra es lo mejor del universo
más nítida que cielo y lejanías
con un poco de nada dice todo
y es el mínimo hogar de lo absoluto
la tierra es como el alma de la calma
cuando no se estremece con su furia

tiene rígidas leyes y excepciones
y le dice a mis pies que no se apuren
sostiene multitudes sin hundirse
y chozas de dolor y rascacielos
deja pasar al dios de la locura
y acoge las hojitas del otoño

la tierra se cobija bajo las alas
de pájaros que mudan de rodaje
y se humedece para bien del trigo
y se reseca si lo pide el barro

la tierra sabe hablarse con mis pies
y mis pies le confían sus angustias

Mario Benedetti

Vida

Amo la Tierra
en todas sus formas y colores,
nostalgia de lo que vi
anhelo de lo que resta por descubrir.

Un atardecer frente al mar
o un mediodía junto al valle,
Agua Fuego Tierra y Aire
elementos sin iguales.

En un campo de girasoles
veo reflejado nuestro sino.
Seguimos al astro divino
y sucumbimos
ante un nuevo ciclo.

Rabiosos

Hemos quedado
sin fe sin utopías
pero con rabia

Mario Benedetti, de Adioses y Bienvenidas