A la luz de las velas

Hoy  JUEVES 28 DE MAYO de 2009 se le quiere dar un respiro al planeta, de 20:30 – 20:45.

Se solicita que se apaguen las luces para hacer frente al calentamiento global.

Se trata de un esfuerzo para tomar conciencia de los daños enormes que sufre el planeta Tierra por nuestro devastador uso de la misma.

Tratándose de una hora previa a la cena invitamos a la gente a cenar bajo la luz de las velas para continuar con la jornada del apagón.

La ambición ciega

Estamos viendo la playa de Benidorm, invierno, 00 horas de una noche entre semana. El paseo iluminado de punta a punta, 4 viandanes en una hora. Todo un escenario de película.
Playa Benidorm Levante
Playa Benidorm

Paseo Levante Benidorm

¿Es necesario iluminar la playa de tal manera? ¿En invierno?
¿Es necesario pasar la máquina de planchar la playa todas las noches?
¿Requiere el turismo tantos cuidados en temporada baja?
¿No se plantean frenar este despilfarro?
¿A alguien le duele esto o es sólo que me cegué con la luz?

Stand by

Stand by o consumo en espera, es el estado de la mayoría de los aparatos que tenemos en el hogar cuando los apagamos.

No basta sólo con apagarlos hay que desenchufarlos de la red eléctrica para que el “consumo en espera” no consuma.

Se estima del 6 % al 15% del gasto total destinado al hogar, unos 50 €uros anuales. Teniendo en cuenta que este gasto proviene de aparatatos eléctricos aparentemente inactivos y en desuso, no sólo es un derroche económico (que en época de crisis es el doble de despilfarro), o una manera de acortar la vida de dichos aparatos, sino que también es un derroche energético. Y teniendo en cuenta que aún en este país un tercio del la energía eléctrica poviene de la combustón del carbón, también es un problema ambiental ya que contribuye al aumento del nivel de C02 en la atmósfera, por lo que se suma al incremento paulatino de la temperatura.

Comprar dispositivos que consuman menos energía, o que dispongan de transformadores conmutados ayuda a un consumo más eficiente. Topten

Un transformador caliente es un gasto evidente

Ecolum

Ecolum, recogida de residuos de luminaria en toda España. Adhiera su empresa en http://www.ecolum.es

Los productores de aparatos eléctricos y electrónicos son quienes están obligados a inscribirse en la Sección Especial del Registro de Establecimientos Industriales que se ha creado según lo previsto en el artículo 13 del Real Decreto 208/2005.

En este sentido, los distribuidores no están obligados a inscribirse en esta Sección Especial, a menos que realicen algunas de las siguientes actividades:

La venta de aparatos eléctricos y electrónicos con marcas propias.
La importación o exportación de aparatos eléctricos y electrónicos.
Conforme al apartado 3.d) del artículo 8 del Real Decreto, será la FUNDACIÓN ECOLUM la encargada de informar la identificación de los puntos de recogida de los RAEE a las distintas Comunidades Autónomas en las que funcionará el SIG.

Energía eficiente

Aqui tenemos otro video de estos cachondos animalitos…

(The Animals Save the Planet)

Australia anunció la eliminación gradual de las bombillas de alto consumo (incandescentes), que dejarían de venderse en 2010. En el mercado solo se encontrarán entonces las de bajo consumo (fluorescentes), que gastan cuatro veces menos electricidad.

Si el resto del mundo se uniera a Australia, la reducción mundial del uso de electricidad permitiría el cierre de más de 270 centrales alimentadas a carbón, 80 de ellas sólo en Estados Unidos.

Apenas dos meses después del anuncio de Australia, el gobierno canadiense anunció que eliminaría las lámparas de alto consumo para 2012.

Estados Unidos, que libera en la atmósfera la cuarta parte de los gases de efecto invernadero del planeta, también se encamina hacia esa meta.

Organizaciones como el Consejo de Defensa de los Recursos Naturales, la Alianza para Ahorrar Energía, la Coalición Estadounidense para una Economía Energética Eficiente y la Red Día de la Tierra se unieron a la firma lumínica Philips Lighting para presentar una iniciativa en ese sentido.

Según la propuesta, para 2016 habrá bombillas eficientes en todos los 4.000 millones de portalámparas que, según se estima, existen en el país.

En California, el estado más poblado, el legislador Lloyd Levine propone la eliminación paulatina de las bombillas de alto consumo del mercado para 2012, cuatro años antes del plazo establecido por la coalición.

Levine denominó su proyecto “Ley cuántos legisladores se necesitan para cambiar una bombilla eléctrica”.

En la costa este de Estados Unidos, Nueva Jersey está a punto de obligar a los edificios del gobierno estadual el reemplazo de todas las lámparas incandescentes por fluorescentes para 2010. Y están en curso esfuerzos para imponer en todo el estado una iluminación más eficiente.

La Unión Europea, ahora integrada por 27 países, anunció en marzo planes dirigidos a reducir 20 por ciento las emisiones de dióxido de carbono para 2020. Parte de esta disminución se logrará sustituyendo las bombillas.

En Gran Bretaña, la organización no gubernamental Ban the Bulb (Prohibir las bombillas) presiona desde comienzos del año pasado por el logro de ese objetivo.

Más al oriente, Moscú urge a sus habitantes al cambio. Y en Nueva Zelanda, el ministro de Cambio Climático, David Parker, anunció que su país puede adoptar medidas similares a las australianas.

Aproximadamente 640 millones de los 650 millones de bombillas vendidas cada año en el país asiático son incandescentes. Por lo tanto, el potencial de esa medida, en cuanto a reducción de emisiones contaminantes y al ahorro, es enorme.

En el ámbito industrial, Philips, el mayor manufacturador mundial de lamparillas, anunció sus planes para dejar de comercializar incandescentes en Europa y Estados Unidos para 2016.

A un nivel más amplio, la Federación Europea de Compañías de Lámparas, que reúne a fabricantes del sector, impulsa mejoras en la eficiencia eléctrica de la Unión Europea, entre ellas la erradicación de las bombillas de alto consumo.

La mayor cadena de supermercados del mundo, Wal-Mart, anunció una campaña publicitaria con el objetivo de duplicar su venta de lámparas de bajo consumo, de modo de alcanzar los 100 millones para fines de este año.

En Gran Bretaña, Currys, la mayor cadena de venta de electrodomésticos del país, anunció que abandonará la venta de bombillas de alto consumo.

El ahorro que representa para una familia la adopción de las bombillas fluorescentes deja en evidencia eficiencia energética superior de este producto.

El equivalente en gasolina de la energía ahorrada a lo largo de la vida útil de una bombilla de bajo consumo de 24 vatios es suficiente para que un automóvil híbrido Prius (que funciona a gas y a electricidad) viaje desde Nueva York a San Francisco, según un estudio divulgado por el gobierno de Estados Unidos.

Aunque la paulatina erradicación mundial de las bombillas de alto consumo en los hogares reduciría más de tres por ciento el uso de electricidad, cambiar a una iluminación más eficiente en las calles y reemplazar antiguos tubos fluorescentes por otros más nuevos y eficientes podría duplicar esa disminución.

Aunque las muy eficientes bombillas compactas fluorescentes fueron usadas durante una generación, hasta hace poco fueron marginales, empleadas solo por consumidores con conciencia ambiental. Se las vendía en ferreterías, pero no en supermercados.

A los consumidores les faltó interés, entre otras razones, porque las nuevas bombillas fluorescentes pueden costar cinco veces más que las incandescentes.

Pocos saben, por ahora, que las modernas lamparillas gastan cuatro veces menos electricidad que las antiguas, duran 10 veces más y ahorran fácilmente 50 euros cada una durante su vida útil.

Una desventaja de las bombillas fluorescentes compactas es que cada una contiene una pequeña cantidad de mercurio, aproximadamente cinco veces menos que una batería de reloj.

Sin embargo, ese mercurio representa apenas una pequeña fracción del liberado en la atmósfera por el carbón adicional quemado por las centrales eléctricas para encender una incandescente.

El mercurio que emiten las centrales a carbón constituye la razón principal por la que 44 de los 50 estados de Estados Unidos limitaron el consumo de pescado de lagos y vías fluviales.

Pero las bombillas fluorescentes compactas gastadas, baterías de relojes y otros elementos que contienen mercurio pueden ser reciclados de modo adecuado si los consumidores aprenden cómo.

Afortunadamente, esto es posible, mientras que el mercurio que arrojan las chimeneas de carbón cubre las áreas rurales y termina contaminando agua y alimentos.

Pasar a las bombillas de bajo consumo reduce drásticamente las facturas mensuales de electricidad y también la emisión de dióxido de carbono, pues que, durante su vida útil, cada lámpara estándar de ese tipo (de 13 vatios) reduce más de 95 kilogramos el uso de carbón.

Semejante cambio también reducirá sustancialmente la contaminación aérea, preocupante en economías de rápido crecimiento y aire sucio, como China e India.

En Estados Unidos, el sitio web http://18seconds.org (cuyo nombre se debe a los 18 segundos que consume cambiar una bombilla eléctrica) brinda un recuento de las lámparas de bajo consumo vendidas en todo el país.

Totalizaron casi 37 millones. Eso permitió una reducción de las emisiones de carbono equivalente a dejar en los garajes 260.000 automóviles.

Patrocinado por Yahoo y Neilson, el sitio también brinda datos sobre el ahorro en dólares y en carbón, así como información disponible sobre la situación de cada estado.

En un mundo que cada día se enfrenta con nuevas evidencias del recalentamiento planetario y sus consecuencias, se requiere una victoria rápida en la lucha por reducir las emisiones de carbono y estabilizar el clima.

La rápida erradicación de las bombillas eléctricas de alto consumo podría ser esa victoria.

14 horas bajo el tungsteno

En estos días que se planea relizar un apagón mundial quería comentaros una cosa completamente contradictoria a esta iniciativa y que se lleva a cabo día tras día, no una vez al año.

El hecho se produce en las habitaciones del Youth Hostel Globetrotters-The Townhouse 46/48 Lr Gardiner Street, Dublin 1, Irlanda.

Pude comprobarlo con mis propios ojos recientemente. A las 8.30 am encienden la luz de las habitaciones desde un panel central y no se pueden apagar desde su interior. Así hasta las 22.30 pm. 14 horas iluminando una habitación habitualmente vacía.

Esta técnica casi militar de despertar al personal a base de luz no se sostiene por ningún lado. Al margen del despilfarro consumista consiguen amargar el depertar de los usuarios. Una responsable del centro aseguró que lo que hay que hacer es ponerte una almohada en la cabeza.

Una práctica muy discutible en un país donde todo fluye con buenas intenciones pero es cierto que hay cosas que nadie se plantea.

Contaminación Lumínica

El Centro de Investigación y divulgación astronómica del mediterráneo CIDAM nos explica de manera sencilla en qué consiste contaminación lumínica.

¿Qué es la contaminación lumínica?

Ésta clase de contaminación está causada por el excesivo y mal alumbrado tanto público como privado, el resultado, es un cielo nocturno naranja, en vez de negro y alteraciones en el ecosistema de la fauna nocturna.

¿Cómo nos afecta?

– Económico (cuanta mas luz se consume, más dinero se gasta).
– Emisión de resíduos como el CO2.
– Imposibilidad de realizar actividades y estudios astronómicos.
– Alteración del ecosistema nocturno.
– Alteración de la fauna marina en casos de zonas costeras.
– Peligro para los peatones y conductores que se pueden ver deslumbrados por luces potentes.
– Intrusión de luz de la calle en nuestras casas, pudiendo llegar en algunos casos a crear violación de intimidad.
– Pérdida de noches estrelladas, patrimonio de las generaciones futuras (UNESCO) y origen de nuestra cultura y civilización.

¿Cómo se debe iluminar?

Siempre debemos iluminar de arriba hacia abajo para evitar enviar la luz hacia el cielo.
Siempre hay que orientar el foco por debajo de la horizontal y apantallarlo; hay que evitar deslumbrar a peatones y conductores.
En las farolas de tipo globo sólo se aprovecha el 15% de la luz radiada; la cantidad restante va a parar a iluminar las nubes.
La bombilla recomendada es la de Vapor de Sodio de baja presión.

Para ampliar información http://www.cidam.es