Hombre estrés

El hombre estrés hace presas a conductores ansiosos que circulan por la ciudad.

El hombre estrés es capaz de montar en cólera si un cilcista roza su retrovisor con el manillar.

El hombre estrés puede incluso recriminar a personas mayores por cruzar en verde-parpadeo y advertirle que los pasos de cebra no son lugares de paseo.

El hombre estrés acelera en los semáforos color ámbar.

Al hombre estrés le encantan los conciertos de claxon.

El hombre estrés habita en cada ciudad.

Si te pones al volante, ten cuidado no se apodere de ti.

Y si te cruzas con uno de ellos, no te pongas a su altura, no merece la pena caer tan bajo.

Anuncios

Comparte la calle

No pierda el apetito consumista

Lo tenemos todo preparado para que el calor no le impida consumir. Grandes máquinas de aire acondicionado, terrazas con ventiladores con agua, calles comerciales en sombra. Todo está listo para que su bolsillo no pierda el gusto por el gasto. No lo dude, compre ahora y rebaje su conciencia hasta un 50%. Hacemos su vida más sencilla.

Punto limpio:

Ayer recorrí medio barrio para hallar el punto limpio. Nadie sabía su situación exacta, ningún cartel por la calle lo mencionaba. Hasta que un basurero amablemente nos indicó su dirección exacta y los pormenores para acceder a él.

Este centro lleva abierto 3 meses y el único cartel está en la entrada. Se accede a él a través de una rampa en medio de una carretera en la que se suele circular a una velocidad alta para ser ciudad.

Si desconoces el acceso tienes dos opciones; pasarte y dar la vuelta al barrio para volver a probar suerte o tener vista de lince, hacer un trompo y entrar en la rampa que te lleva al punto limpio. Con lo que si te ve algún guardia seguramente decida multarte y restarte puntos.

Lo que más gracia me hizo fue ver poco después una de las arterias principales de la ciudad invadida por una campaña publicitaria de concienciación al ciudadano para el ahorro de energía. En los carteles se puede leer: “No dejes tu televisor en Standby” y cosas por el estilo. Esos carteles cuelgan en todas las farolas de la calle pero no se dignan a colocar ni un mísero cartel indicando el punto limpio. Mucho marketing para la galería y poca practicidad.

Por cierto, el punto limpio es un lugar en el que puedes depositar baterías de móvil, aceite, electrodomésticos, escombros, aerosoles, medicamentos, y un largo etcétera.

Más información: http://www.ocu.org/images/19/192231_attach.pdf

Sean limpios!