Hombre estrés

El hombre estrés hace presas a conductores ansiosos que circulan por la ciudad.

El hombre estrés es capaz de montar en cólera si un cilcista roza su retrovisor con el manillar.

El hombre estrés puede incluso recriminar a personas mayores por cruzar en verde-parpadeo y advertirle que los pasos de cebra no son lugares de paseo.

El hombre estrés acelera en los semáforos color ámbar.

Al hombre estrés le encantan los conciertos de claxon.

El hombre estrés habita en cada ciudad.

Si te pones al volante, ten cuidado no se apodere de ti.

Y si te cruzas con uno de ellos, no te pongas a su altura, no merece la pena caer tan bajo.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s