14 horas bajo el tungsteno

En estos días que se planea relizar un apagón mundial quería comentaros una cosa completamente contradictoria a esta iniciativa y que se lleva a cabo día tras día, no una vez al año.

El hecho se produce en las habitaciones del Youth Hostel Globetrotters-The Townhouse 46/48 Lr Gardiner Street, Dublin 1, Irlanda.

Pude comprobarlo con mis propios ojos recientemente. A las 8.30 am encienden la luz de las habitaciones desde un panel central y no se pueden apagar desde su interior. Así hasta las 22.30 pm. 14 horas iluminando una habitación habitualmente vacía.

Esta técnica casi militar de despertar al personal a base de luz no se sostiene por ningún lado. Al margen del despilfarro consumista consiguen amargar el depertar de los usuarios. Una responsable del centro aseguró que lo que hay que hacer es ponerte una almohada en la cabeza.

Una práctica muy discutible en un país donde todo fluye con buenas intenciones pero es cierto que hay cosas que nadie se plantea.