Los mundos de Aznar

Aznar ha vuelto a ser portada por decir otra burrada.

Afirma que los abanderados del apocalipsis climático son un peligro para la democracia.  Sus secuaces aplaudían al líder de la FAES.

Él mismo firmó el protocolo de Kioto en el año 98. Ahora dice que si acaso será un problema para nuestros tataranietos.

Un asesor científico de Rajoy critica al ex presidente por ignorar la evidencia. Sin duda, el que parece estar cerca de su apocalipsis es el Partido Popular.

Portadas: El país. El mundo.

Alma de cántaro

José María Aznar ha vuelto a ser noticia. El próximo 22 de octubre presentará en las FAES un libro que califica el cambio climático como un mito, afirma que hay asuntos más preocupantes que “el aumento en unos grados de la temperatura global”.

Ya aseguró en su momento que había armas de destrucción masiva en Irak, centenares de miles de muertos después no se lo creía ni él. Declaró ebrio que no le interesan las recomendaciones de la DGT, la próxima vez que incline el codo con un micrófono delante que a nadie le extrañe si afirma que la Tierra es plana.

Hay ciertos personajes públicos que deberían pensarse las cosas dos veces antes de decirlas.

Aznar va de visionario y lo único que consigue es cegar a la gente que pese a todo, aún cree en su palabra. Pobre alma de cántaro*

*Locución y apodo que se dice y apropia al que es de cortísimo talento, casi del todo incapaz y tonto: y así al que no sabe lo que se habla, y dice mil sandeces.

Punto limpio:

Ayer recorrí medio barrio para hallar el punto limpio. Nadie sabía su situación exacta, ningún cartel por la calle lo mencionaba. Hasta que un basurero amablemente nos indicó su dirección exacta y los pormenores para acceder a él.

Este centro lleva abierto 3 meses y el único cartel está en la entrada. Se accede a él a través de una rampa en medio de una carretera en la que se suele circular a una velocidad alta para ser ciudad.

Si desconoces el acceso tienes dos opciones; pasarte y dar la vuelta al barrio para volver a probar suerte o tener vista de lince, hacer un trompo y entrar en la rampa que te lleva al punto limpio. Con lo que si te ve algún guardia seguramente decida multarte y restarte puntos.

Lo que más gracia me hizo fue ver poco después una de las arterias principales de la ciudad invadida por una campaña publicitaria de concienciación al ciudadano para el ahorro de energía. En los carteles se puede leer: “No dejes tu televisor en Standby” y cosas por el estilo. Esos carteles cuelgan en todas las farolas de la calle pero no se dignan a colocar ni un mísero cartel indicando el punto limpio. Mucho marketing para la galería y poca practicidad.

Por cierto, el punto limpio es un lugar en el que puedes depositar baterías de móvil, aceite, electrodomésticos, escombros, aerosoles, medicamentos, y un largo etcétera.

Más información: http://www.ocu.org/images/19/192231_attach.pdf

Sean limpios!

Chiki Agbar

Manhattan Declaration on Climate Change

Manhattan, declaración sobre el cambio climático.
“El calentamiento global” no es una crisis mundial. Los científicos e investigadores en el clima y en esferas conexas, economistas, políticos, y dirigentes empresariales, se reunieron en Times Square, Nueva York, en la Conferencia Internacional sobre el Cambio Climático, la resolución de cuestiones científicas deben ser evaluados únicamente por el método científico; Afirmando que el clima mundial siempre ha cambiado,  independiente de las acciones de los seres humanos, y que el dióxido de carbono (CO2) no es un contaminante sino una necesidad para la vida; Reconociendo que las causas y el alcance de los cambios climáticos observados recientemente son objeto de intensos debates en la comunidad de la ciencia del clima, y que tantas  afirmaciones de un supuesto “consenso” entre los expertos en clima son falsas;
Afirmando que los intentos por parte de los gobiernos para legislar costosas regulaciones sobre la industria y a los ciudadanos para fomentar la reducción de las emisiones de CO2, frenará el desarrollo sin efecto apreciable sobre la trayectoria futura de los cambios climáticos mundiales. Estas políticas disminuyen notablemente la prosperidad y el futuro a fin de reducir la capacidad de las sociedades para adaptarse al inevitable cambio climático, lo que aumenta, no disminuye el sufrimiento humano.
Tomando nota de que el clima más cálido es en general menos perjudicial para la vida sobre la Tierra, la presente declaro: que los planes actuales, para limitar las emisiones antropogénicas de CO2 son una mala asignación de capital intelectual y los recursos, que deberían ser dedicados a la solución real de la humanidad. Que no hay pruebas convincentes de que las emisiones de CO2 de la actividad industrial moderna se hayan hecho en el pasado, ahora, o en el futuro, puedan causar cambios climáticos catastróficos. Que los intentos por parte de los gobiernos para infligir impuestos y costosas regulaciones sobre la industria y los ciudadanos con el objetivo de reducir las emisiones de CO2 frenará inútilmente la prosperidad de Occidente y el progreso de las naciones en desarrollo.
Que la adaptación necesaria es masivamente más rentable que cualquier intento de mitigación y de que un enfoque en la mitigación desvia la atención y los recursos de los gobiernos, lejos de abordar los problemas reales de sus pueblos, que cambio climático no es una crisis mundial causado por el ser humano. Ahora, por lo tanto, se recomienda que los líderes del mundo rechazen las opiniones expresadas por el Grupo Intergubernamental de Expertos de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, así como la popular, pero equivocada “Una verdad incómoda”. Que todos los impuestos, los reglamentos y otras intervenciones destinadas a reducir las emisiones de CO2 se abandonen de inmediato.Acordado en Nueva York, 4 de marzo de 2008